Homeopatía – Vol. 60: 102-104, 1995

 

De brujas y espíritus maléficos

 

Dr. Juan Carlos Pellegrino

Médico

Profesor Titular de la A.M.H.A.

 

Summary

It tries to analyze a heading which 1 consider to be incomplete, the so‑called superstitious in the repertory: based en its history and clinical observation.

 

Resumen

Se trata de analizar un rubro que considero incompleto, como es el denominado supersticioso en el repertorio; en base a su historia y observación clínica.

 

De brujas y espíritus maléficos

El motivo del presente artículo está en relación a un rubro del repertorio, que a través de los años lo he visto en las historias clínicas de pacientes con frecuencia mayor de los que se supondría al ver los pocos remedios que lo cubren. Me refiero al rubro supersticioso que en el repertorio de Barthel página 982 columna 2 sólo aparece representado por bell., con., op., stram., rhus tox y zinc.

Creo que es un rubro incompleto y trataré de demostrarlo en base a la casuística observada.

Superstición es el sentimiento instintivo, de carácter mágico que tiene que ver con el conjunto de ritos antiguos y tabúes y que en forma impulsiva sobrepasa al pensamiento lógico,

Cierto grado de pensamiento mágico es común en una cultura determinada, en un sector amplio de la población.

Lo he tomado como síntoma en los casos en que el individuo era capaz de modificar una conducta o algo de su vida de relación si consideraba mágicamente que no le era propiciado.

Con apelaciones reiteradas a la buena o mala suerte, y con la realización de rituales conjuratorios.

Su creencia en los poderes mágicos de ciertos objetos o lugares o prácticas asociados a la mala o buena suerte, lo limitaban en su libertad de acción.

Este síntoma lo tomo con mayor seguridad cuanto mayor es el grado de elaboración intelectual del portador.

Es decir él sabe racionalmente que su impulso es inexplicable, pero no lo puede evitar.

Llamativamente buscando en la causalidad posible de las supersticiones, estas están relacionadas con el imaginario colectivo en relación a circunstancias antiguas tabúes que deben ser conjurados por algún rito.

Por ejemplo si a alguien se le derrama la sal, debe arrojar un poco de ella por encima del hombro izquierdo. Esto es debido a que la sal simboliza la hospitalidad, y derramarla llama a la desgracia, si se arroja un poco por encima del hombro izquierdo se ciega al diablo antes que se de cuenta del accidente.

Los que siempre tocan madera, ante la mención de la enfermedad si están con buena salud, éste es un rito muy antiguo en honor al dios Wotan a quién estaba consagrado el fresno, árbol conjuratorio contra la enfermedad.

 

Los que dicen salud al primer estornudo, esto es debido a que estornudar era un primer síntoma en las epidemias de peste negra; que en la antigüedad arrasaban con millones de personas.

Pasar debajo de una escalera trae mala suerte; ésto tiene que ver, que de antiguo ese era el camino del cadalso; y nadie estaba exento de poder llegar a él.

Si se rompe un espejo hay siete años de desgracia si no se arrojan los pedazos al agua. Esto es debido a las creencias primitivas que por haber reflejado el rostro, el alma ha penetrado en él.

Arrojarlo al agua es para lavar la mala suerte.

Poner zapatos sobre la mesa trae mala suerte, esta creencia proviene del hecho que cuando en accidente morían los mineros o desollinadores solían ser colocados en la mesa de la cocina con las botas puestas.

El número trece se relaciona con la mala suerte y la muerte. Además nadie quiere ser el trece en una mesa, ni nadie querría ser un comensal de ella.

Esto está conectado a que en la Ultima Cena, trece fueron los comensales, uno fue crucificado y el otro se ahorcó. Más aún muchos siglos antes trece eran los meses del año, y estos coincidían con la muerte del rey.

No encender cigarrillos con el mismo fósforo, esta superstición se relaciona con que de noche durante la guerra de los boers este tiempo era el que se tardaba para apuntar con certeza y el tercero moría.

Hay gente que jamás se embarcaría un viernes, esto proviene de que este día estaba consagrado a Afrodita, diosa del amor y del mar, a quien se honraba haciendo sacrificios en tierra.

Considerar la mano derecha como la de la suerte, para arrojar los dados o para sellar pactos honorables, o para obligar al zurdo a cambiar de mano, es debido a que la izquierda es la siniestra. No se debe pasar nada hacia la izquierda porque contraría la marcha del sol, que está considerado el sentido de la virtud,

Dice Graves "El horror a comer carne humana no es un instinto natural, sino que tiene su origen en los días en que el canibalismo quedaba reservado para la realeza y el sacerdocio. Del mismo modo, el incesto era un privilegio real al que la plebe no se atrevía a aspirar "Tal es el tabú que nadie desea cometer canibalismo o incesto, aunque ambas prácticas sean inocuas y ni siquiera ilegales, a no ser que estén agravadas por asesinato, violación o algún otro extraño delito".

De la imaginería española surge el martes y trece como día de la mala suerte. probablemente relacionando a martes con Marte el planeta sangriento.

Hay muchas supersticiones cuya razón es difícil de encontrar.

Hay ciertas actividades donde la superstición está más adentrada, marinos, jugadores, políticos, actores. Entre estos últimos es de muy mala suerte desear suerte antes de un estreno.

El hombre supersticioso se atormenta con mil temores y advertencias; y detrás de todo esto está muy presente el miedo a la muerte no anunciada.

En la clínica he observado la presencia de este síntoma con los concomitantes; temor al maleficio; al diablo; a animales; al fracaso, a enfermedad inminente, a la locura, a fantasmas, a cosas imaginarias, constante de todo, de pobreza, de que algo va a ocurrir, de infortunio y fundamentalmente a la muerte.

Al cruzar este síntoma con jugador, pasión por el juego y para ganar dinero; aparece en ambos rubros sólo belladona. Es importante tener en cuenta este remedio cuando la totalidad lo indique en jugadores compulsivos que se manifiestan con furia violenta y salvaje cuando pierden, con delirio locuaz y alucinado pudiendo arrojarse desde la altura o por la ventana.

En conium la superstición tiene relación con lo que él considera "su desgracia " Generalmente son solterones o solteronas, o viudos de ambos sexos en los que no hay actividad sexual, o personas tímidas y deprimidas con igual problema. Ansioso y deprimido se asusta fácilmente.

El opium supersticioso no lo vamos a ver precisamente en los cuadros que se presentan con gran sopor e indiferencia a todo. Sí aparece en la fase en que opium luego de un trastorno de origen emocional como susto, accidente, decepción, lo vive como mala suerte y se manifiesta con su carácter mentiroso, falso, clarividente, con abundancia de ideas, especialmente a la noche y actitud cobarde ante las circunstancias.

Tiene miedo a morir y se acompaña de palpitaciones, sobresaltos y temblores.

Rhus tox psíquicamente es ansioso y físicamente inquieto. Su ansiedad se acentúa de noche, le incentiva su sentimiento de culpa, que le provoca miedo supersticioso, tiene miedo de morir o matar. En su extremo paranoico tiene miedo a la gente pues cree que lo pueden envenenar o matar.

Stramonium antes y aún durante el delirio se manifiesta supersticioso. Esto está acentuado por la enorme variedad de alucinaciones que lo aterrorizan, tiene fantasías muy vívidas y horribles. Está lleno de miedos, tiene temor al maleficio, a la locura, de ser herido o golpeado, de los espejos, de ahogarse.

Es muy asustadizo y se sobresalta.

Zincum: es un agotado nervioso, por esfuerzos desmedidos, Confuso y desmemoriado, puede tener delirios místicos, no tolerando cosas horribles.

Cree que van a arrestarlo o ve diablos y quiere escapar, supersticioso de humor cambiante.

Estos medicamentos son los que figuran en el repertorio. En mi experiencia he comprobado este síntoma en otros medicamentos; ya sea como síntoma característico o concomitante, pero en ambos casos con la particularidad de haber disminuido su intensidad sintomática por la acción del remedio. Considero que debieran tenerse en cuenta en este rubro a ars., ca1c carb., phos., lach., lyc., puls. y sulph.

Insisto este es un síntoma al que debe prestarse atención, puesto que se manifiesta con mayor intensidad en épocas donde disminuye la seguridad social, y el pensamiento mágico cobra mayor predicamento. Parece paradojal que en una época donde hay explicaciones casi para todo; donde la tecnología todo lo cubre; cada vez más tengamos síntomas de superstición, clarividencia, ansiedades y temores. La respuesta tal vez esté, en que la tecnología ha ido por el ascensor y la condición humana por la escalera.

 

Bibliografía

Vijnovsky B. ‑ Materia Médica.

Kent ‑ Materia Médica.

Graves Robert ‑ Supersticiones.

Enciclopedia Británica.

Barthel ‑ Repertory T. 1.

Ovidio ‑ Metamorfosis.

Plutarco ‑ Por qué guardan silencio los...

 

Se permite la reproducción total o parcial, sin fines de lucro, mencionando la fuente.

 

www.jcpellegrino.com.ar

 

doctor@jcpellegrino.com.ar